Limpieza Facial

Aunque limpiemos nuestra piel todos los días, siempre quedan restos que exigen un tratamiento más profundo. La limpieza facial profesional completa nuestros pequeños rituales de limpieza cotidianos. No es un sistema para parecer más joven; su objetivo es limpiar en profundidad células muertas.

Una limpieza facial puede durar entre 50 minutos y una hora y media. La limpieza facial básica tiene tres partes distintas:
La limpieza facial básica puede completarse con peelings, ácido glicólico y otros tratamientos más intensivos que no suelen ir incluidos en el paquete básico.

Una vez terminada la limpieza facial, la piel está preparada para aprovechar al máximo las propiedades de los cosméticos que usamos a diario. Con la limpieza facial hidratamos, eliminamos toxinas, se reduce el acné (menos poros obstruidos), relajamos y mejoramos la circulación de la cara, ganando en tersura y elasticidad.

Recuerde que en Sanae disponemos de especialistas que le brindarán una limpieza facial perfecta para que su rostro siempre destaque.